El sentido de la exploración

Abraham Orozco

 

 

La vocación artística es una actitud que diariamente se va construyendo, nunca está concluida, es hacer, re hacer y volver a hacer. Es verse al espejo de la cotidianidad y encontrar sentido en la capacidad y la voluntad de trabajar y decir en un entorno a partir de la historia personal y de los fenómenos que mueven los grandes acontecimientos de nuestra sociedad.

Querer hacer es arriesgarse a penetrar en los sentidos y sin sentidos de la vida, es enfrentarse a lo que nosotros ni siquiera habíamos imaginado que pudiéramos contener.

Abraham Orozco esta construyendo una joven vocación artística cuyo medio que ha seleccionado es la fotografía, medio que en este momento histórico importa e importa mucho. De tal manera ha escogido un medio que es comentado aunque algunas veces se banaliza su potencia de decir. La fotografía se procura y se desdeña.

La posibilidad de que cada uno de nosotros pueda hacer fotografías da una circunstancia mas compleja a los artistas de este medio. Es necesario pues que los fotógrafos salgan de los lugares comunes que hace no mucho tiempo eran los temas fundamentales del discurso fotográfico.

Las fotografías de Orozco son búsqueda de un joven creador que tiene un sinfín de posibilidades, las imágenes buscan asirse a un mundo inmediato, a imágenes que encontramos en nuestro entorno que Abraham quiere darle sentido. Significar y construir a partir de un mundo cambiante y contrastante. Es estar viviendo el hoy y casi sin querer establecer una relación con el pasado, con eso que se ha quedado atrapado en el tiempo ya por gusto ya por falta de posibilidades de transformarse en esta sociedad cegada por prejuicios variopintos.

De tal manera Abraham se enfrenta en su obra a lo que lo circunda y a su propia mirada.

Imágenes que recorren caminos de comunidades, construcción de historias en donde el héroe busca desesperadamente un punto de satisfacción. Contrapunto de formas y de color. Narración y descripción de acciones desarrolladas en entornos siempre ambiguos perdidos entre las brumas de la profundidad de campo, imágenes que están en el tiempo inmediato pasado.

Historias de tiempo y de búsqueda.

 

 

 

 Miguel Ángel Ortiz Bonilla. Zacatecas, Zacatecas invierno 2007

 

LA PINTURA Y LA EXPERIENCIA

Estética en la fotografía de Abraham Orozco

 

Para Abraham Orozco la fotografía… ¿fotografía…? –se inquiere a sí mismo- es dibujar con luz, registrar lo que pasa a tu alrededor, a mi abuelo siempre le gustó la foto, cuando iba a Torreón sacaba un baúl lleno y de ahí empezó mi gusto, quizá.

Más tarde con Adrián Ruiz Esparza (artista plástico) y Sergio Espinosa Proa (doctor en filosofía) se acrecentó su interés, al mezclar el arte y la experiencia estética a la fotografía, añadirle conceptos filosóficos y probar con macros y planos, profundidad de campo, desnudos, así como interesantes secuencias.

Su vida en la fotografía es de constante experimentación, empero no le asusta que los maestros de la lente critiquen, “son renegones pero de ellos aprendo bastante…de eso a que no me digan nada…”

Es el juego y el ritmo de los colores lo que le inspira y sostiene que más que nada es eso…, “cada quien tiene sus musas, pero yo me inspiro viendo pinturas y de ahí traslado mis ideas a la fotografía”; usa a propósito algunos bocetos antes de captar la imagen, como un pintor antes de tomar el pincel y comenzar su experiencia narrativa visual.

“Ellos lo aterrizan en el papel y yo en la cámara”,

Abraham Orozco, es originario de Zacatecas, aunque se inicia hace poco (más de dos años) en este avatar, lleva tres exposiciones individuales y diez colectivas, una de las cuales ( de carácter colectivo, en la que participó con dos piezas) se expuso en La Habana, Cuba y fue organizada por la Fototeca de Zacatecas, que encabeza Pedro Valtierra.

 

 

Rosy Robledo, directora editorial del Periódico Contraluz, Año II Número 20 Noviembre 2007